Papa Francisco. Crédito: Bohumil Petrik/CNA

(Marco Roncalli – Roma -17/10/2018)En 2007, el padre Alexandre Awi Mello, brasileño, mariólogo (estudió teología en la Universidad Católica de Santiago de Chile y en el Philosophisch-Teologische Hochschule de Vallendar en Alemania, doctorado en mariología en el Instituto Internacional de Investigación Mariana de la Universidad de Dayton en Ohio. , en los EE. UU.) fue uno de los dos secretarios de la Comisión para la preparación de la Quinta Conferencia General del episcopado de América Latina y el Caribe celebrada en el santuario mariano de Aparecida. Y para este sacerdote, miembro del Movimiento Apostólico de Schoenstatt, esta fue la primera oportunidad de colaborar “codo con codo”, acumulando su sensibilidad mariana, con el cardenal Jorge Mario Bergoglio, entonces presidente de esa comisión.

La segunda ocasión reapareció seis años después, cuando el arzobispo de Buenos Aires, el recién elegido Papa Francisco, le pidió que fuera su secretario y traductor durante la visita a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud. De ahí un anécdota, -sacada de su libro- en la cual el Padre Alexandre (desde el 31 de mayo de 2017, secretario del nuevo Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida) trata de indagar, a partir de las dos horas de conversación con el pontífice, poco después de Navidad de 2013, en su apartamento de Santa Marta, donde no faltan imágenes marianas (la de la Ternura, la de Luján, la de Schoenstatt, la de los milagros de Santa Fe …), su relación con María, la cual dió a conocer ya al día siguiente de su elección, temprano por la mañana, al ir a  encomendar a la Virgen su pontificado en la Basílica de Santa María la Mayor.

Como se señala en el prefacio del libro “È mia madre – Incontri con Maria”, ediciones de Città Nuova, en librerías desde el 18 de octubre de 2018 – el teólogo argentino Carlos María Galli (autor de “Cristo, María, la Iglesia y los pueblos”. La Mariología del papa Franciscoˮ), «el padre Awi durante el diálogo, tuvo confirmación de lo que ya había adivinado: para Francisco lo más importante es la fe mariana del “santo pueblo fiel de Dios “, que nos enseña a amar a María más allá de la reflexión teológica. Como hijo y miembro, como cualquier otro, del Pueblo de Dios, Bergoglio – Francesco – participa en el sensus fidei fidelium y se identifica con la profunda piedad mariana del pueblo cristiano”.

En un libro como este, no se podían omitir las referencias a las apariciones marianas. Antes de concluir la entrevista, el autor pregunta al Papa qué piensa sobre el tema, comenzando con el reciente caso argentino de la Virgen de San Nicolás: “Me molesta cuando llegan con los mensajes”, responde Bergoglio. Añadiendo: “¡Nuestra Señora no tiene una oficina de correos! Eso es otra cosa”. Francisco admite que hay fenómenos. Lo explica así: “Sin embargo, creo que teológicamente puede explicarse como locución interior. Las locuciones interiores son un abanico que va de una mera inspiración, implícita, a lo que considero una locución interna fuerte. Son locuciones internas que tiene una persona dotada en un modo especial. Hay criterios para el discernimiento de las apariciones, ¿no? Uno de ellos, para mí, es la obediencia de la persona a la Iglesia”. […]

La historia de Medjugorje también entra en el libro. En este sentido, recuerda Francisco: “cuando estuve en Buenos Aires, prohibí cualquier reunión que tuviera lugar allí. Ellos sabían que yo no estaba de acuerdo”. El pontífice le explicó al entrevistador que uno de los videntes de Medjugorje iba a la arquidiócesis para un encuentro que se celebraría en una iglesia. Y le dijo por qué se había opuesto, sin expresar, sin embargo, su opinión sobre la autenticidad de la aparición: “Lo hice porque uno de los videntes hablaría y explicaría todo un poco y, a las cuatro y media, sería la aparición de la Virgen. Es decir, tenía la agenda de la Virgen. Así que dije, no, no quiero este tipo de cosas aquí. Dije que no, no en la iglesia”, continúa diciendo el Papa al padre Alexander. Especificando inmediatamente: “Sin embargo, debemos distinguir, porque a pesar de esto, Dios hace milagros en Medjugorje. En medio de la locura del hombre, Dios continúa haciendo milagros. Quizás haya más fenómenos personales. Las cartas me llegan aquí, pero entendemos que son más que nada psicológicas. Las cosas deben ser claramente distinguidas”.

El padre Alexander todavía escribe que, caminando por el palacio apostólico, Francisco ha vuelto al tema y, casi repasando las preguntas planteadas, volvió a añadir: «El discurso de las apariciones, es muy claro. Intenta verlo del lado de la locución interior. Así que, como les dije, es obvio que vamos de un extremo a otro. A veces esa locución se materializa casi en una visión y otras veces puede ser una simple inspiración ». Y continuó: “Por ejemplo, esas personas sienten que Nuestra Señora les dice algo, en la oración viene una locución y luego dicen:” Nuestra Señora me dijo esto… “. Seguro. Lo expresan de una manera que parece haber sido realmente una aparición. Pero de aquí pasar a que los videntes sean protagonistas y organicen apariciones programadas… Este es el pecado que puede acompañar a una gran gracia». En resumen, dicho con las palabras del Evangelio, trigo y maleza pueden crecer juntos. Por supuesto, incluso hoy.”

El Papa Francisco afirma: «Creo que tanto en Salta como en Medjugorje está la gracia. No se puede negar. Hay personas que se convierten. Pero también hay una falta de discernimiento y no quiero decir pecado porque la gente nunca sabe hasta dónde es el pecado, sino al menos la falta de discernimiento ». Sin embargo, en aras de la exhaustividad, debemos recordar que estas declaraciones del Papa son de diciembre de 2013 y, por lo tanto, previas a la lectura de las conclusiones de la comisión sobre Medjugorje presidida por el cardenal Camillo Ruini.

El grupo de trabajo, compuesto por obispos, teólogos y mariólogos, examinó toda la documentación e interrogó a los videntes y testigos. Al final de su investigación, en enero de 2014, el Papa propuso reconocer la validez de las primeras apariciones. El Papa ha elogiado públicamente el trabajo de la comisión Ruini. Como saben, en mayo de 2018, Francisco nombró al arzobispo polaco Henryk Hoser, “Visitador Apostólico especial para la parroquia de Medjugorje”, un representante permanente a cargo del cuidado de los fieles que van al santuario.

“Ella es mi madre. Encuentros con María “, el Papa Francisco en diálogo con Alexander Awi Mello – Città Nuova, pp. 320