Cada verano, millones de personas van a Medjugorje en busca de ese ambiente particular de paz y oración que la localidad, ubicada en las colinas de Bosnia Herzegovina, ofrece a aquellos que desean tener una fuerte experiencia de fe. Desde mayo, cuando se ha levantado la prohibición de que sacerdotes y obispos organicen peregrinaciones, ha aumentado el número de fieles que llegan.

Como el de los ilustres invitados. Este verano, el vicario cardenal del Papa para la ciudad de Roma Angelo De Donatis, Mons. Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la nueva evangelización y Mons. Giampaolo Crepaldi, obispo de Trieste. “Una señal del vínculo entre Medjugorje, la Iglesia universal y la Santa Sede” – explica Mons. Henryk Hoser, visitante apostólico para la parroquia. Y aunque no hay noticias sobre el estado de Medjugorje, establecido por las autoridades eclesiales, se han dado muchos pasos hacia adelante para dar la bienvenida a los peregrinos gracias a la misión de Mons. Hoser en la zona de los Balcanes.

– Mons. Hoser, ya usted tiene una experiencia de más de un año en Medjugorje. ¿Qué ha cambiado en este tiempo? ¿Cuáles son tus impresiones?

Esta es mi segunda misión en Medjugorje. Hace dos años vine por primera vez para conocer la situación y durante un año he estado residiendo aquí como visitante apostólico especial. Diría que no hay cambios espectaculares, pero el desarrollo orgánico de Medjugorje ha cambiado como un fenómeno eclesial y pastoral. Mi trabajo es desarrollar el cuidado pastoral de Medjugorje y asegurar que los peregrinos reciban una buena acogida, no solo logística, sino sobre todo espiritual. Este es un desafío muy difícil porque el número de peregrinos de todo el mundo es muy alto, necesitan ser acompañados en sus lenguas maternas. Tenemos 16 cabinas de traducción simultánea para liturgias y catequesis.

– ¿Hay estimaciones del número de personas que van a Medjugorje cada año? ¿Qué los atrae?

El número ciertamente está creciendo, según nosotros, la cifra es de alrededor de tres millones de personas al año, el mayor flujo es en verano, pero hay peregrinos durante todo el año. Es difícil explicar qué los atrae, no es algo tangible, la gente busca una realidad espiritual que pueden encontrar aquí en momentos de oración, adoración eucarística, meditación en la Palabra de Dios, el sacramento de la confesión que es típico de Medjugorje.
La mayoría de los fieles provienen de Italia y Polonia, pero también hay muchos visitantes locales, de Bosnia Herzegovina y Croacia, de los Balcanes. Esta atmósfera de paz y silencio, de momentos con el Señor los atrae, están viviendo fuertes experiencias de fe, se acercan a Dios y muchos regresan trayendo a sus amigos.

– Excelencia, usted vive al lado de la Iglesia de Santiago Apóstol confiada a los Frailes Franciscanos Menores. ¿También tiene poderes ordinarios, cómo se administra y organiza la parroquia?

La parroquia funciona gracias al compromiso continuo de muchas personas, en primer lugar presbíteros: en Medjugorje, 13 sacerdotes franciscanos trabajan en casos de grandes grupos de peregrinos que cuentan con la presencia de otros frailes o sacerdotes diocesanos de la Diócesis de Mostar-Duvno. La ayuda también proviene de los sacerdotes que acompañan a los diversos grupos. La atención se centra en las confesiones, pero también se hacen retiros, Medjugorje es famoso por los retiros de ayuno donde durante una semana la gente solo consume pan y agua.

Tenemos un programa semanal muy rico, por la mañana hay misas en varios idiomas y catequesis, mientras que por la tarde recitamos el rosario y la misa de la tarde con una reflexión. Tres veces a la semana hay adoración del Santísimo Sacramento y una vez veneración de la cruz. Luego están las dos colinas: Krizevac (montaña de la cruz) donde hay una cruz muy grande y las personas que suben haciendo el Via crucis y luego está el Podbrdo en el que está la estatua de la Virgen y en el ascenso se encuentran los misterios del rosario.

– Bosnia y Herzegovina es un país maltratado por muchos puntos de vista, según usted, ¿un lugar como Medjugorje es un recurso para el país?

Sin duda, muchas personas conocen Bosnia Herzegovina gracias a Medjugorje, un lugar famoso que tiene una influencia muy positiva en la vida social con un culto generalizado a María Reina de la Paz. Los Balcanes han experimentado terribles guerras fratricidas con tantas víctimas y el recuerdo de la guerra sigue muy vivo, por lo que la promoción de la paz les enseña a quienes viven aquí la convivencia pacífica. En el país hay personas de diferentes etnias y religiones, de tres grupos distintos: musulmanes, ortodoxos y católicos, y Medjugorje propone a todos este llamado a la paz y la unidad nacional.

– ¿Cuál es el estado de Medjugorje? ¿No es todavía un santuario mariano reconocido por la Santa Sede?

El estado de Medjugorje no ha cambiado en los últimos años, recibí el mandato del Santo Padre y estoy en contacto regular con la Secretaría de Estado a la que remito todas las actividades, la situación, su desarrollo, etc. Medjugorje hasta ahora no tiene un título de santuario mariano, solo existe la parroquia de Medjugorje, que no es un santuario nacional ni diocesano. Este título aún no se ha atribuido a Medjugorje.

Misa de inauguración del 30° Festival de la Juventud en Medjugorje

– En el último año, los lazos con la Iglesia italiana se han intensificado. ¿Conoció a los obispos de Umbría con el cardenal Bassetti en Sarajevo y el 1 de agosto en Medjugorje vino el cardenal De Donatis? ¿Es un signo de una cercanía particular?

Sí, también comenzaron a venir cardenales y obispos. Por primera vez el Festival de la Juventud fue inaugurado por un cardenal, en este caso, el cardenal De Donatis, vicario del Papa para la ciudad de Roma, luego el evento fue clausurado (6 de agosto) por Mons. Rino Fisichella, arzobispo de la Curia romana, presidente del Pontificio Consejo para la nueva evangelización. Estamos muy contentos con la presencia de estos pastores de Italia y del mundo entero, es una demostración del vínculo entre Medjugorje y la Iglesia universal, pero también con la Santa Sede.