Mons. Hoser fue el celebrante principal del Domingo de Ramos en la Santa Misa de la noche y esto es lo que dijo en su homilía en esa ocasión:

“Queridos hermanos y hermanas,

Con el Domingo de Ramos que celebramos solemnemente, está a punto de comenzar la semana más importante y más solemne de todo el año, que nos llevará a la resurrección del Señor.

San Pablo dijo para esa ocasión, las palabras que debemos memorizar: “Si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra predicación, y también vana es nuestra fe” (1 Cor 15,14)

La Semana Santa que está a punto de empezar debería fortalecer nuestra relación de vida con el Resucitado, renovar nuestra comunión con la Iglesia de Cristo y profundizar nuestras relaciones con los hermanos y hermanas en Jesucristo.

Vivimos la Semana Santa en tiempo real. Esto significa que somos llamados, de hora en hora y de día en día, para seguir a Jesús y todo lo que Él vivió antes de Su Pasión y en Su Pasión, así como para meditar sobre su muerte en la Cruz. Al final, nos convertiremos en testigos de su resurrección en la inmensa alegría de que él está vivo.

El jueves santo, en la catedral del obispo, habrá una Santa Misa con la bendición de los aceites y los sacerdotes renovarán sus promesas como sacerdotes. Esa noche celebramos la Santa Misa de la Cena del Señor. Todos estamos invitados a la liturgia del Viernes Santo y la Veneración de la Cruz, mientras que la Vigilia de Pascua es el punto culminante de la Semana Santa.

La liturgia de hoy nos prepara para los pasos finales de la Cuaresma en un sorprendente contraste. Primero tomamos parte en el triunfo de nuestro Señor en Jerusalén. Las multitudes se regocijan y gritan al Señor: Bienaventurado el rey que viene en el nombre del Señor. ¡Paz en el cielo y gloria en lo más alto! (Lc 19,38)

Esta misma multitud, solo unos pocos días después, gritaba ante Pilato con tanto odio en sus corazones: ¡Crucifícalo, crucifícalo!

¿Es esto sorprendente? ¡No! ¿Cuántos cristianos fueron bautizados, recibieron los sacramentos, cayeron en pecado y se convirtieron en ateos, liberales y enemigos de Cristo y su Iglesia? ¡Crucifícalo, prohíbelo y escúpelo!

¿Cuántas veces forzamos cruces sobre otros en lugar de ayudarlos a llevar esas cruces? ¿Cuántas veces traicionamos a Dios y a nuestros seres queridos?

Queridos hermanos y hermanas, la Semana Santa nos invita a llorar como lo hizo San Pedro. Juró que no conocía a Jesús y luego recordó sus palabras, que lo negaría tres veces antes de que el gallo cantara. Y salió Pedro y lloró amargamente. Sí, todos necesitamos esas lágrimas. Amén.”