“Queridos hijos, también hoy los invito, de manera particular: oren por mis intenciones, por mis planes que deseo realizar con mi venida. Oren especialmente por los pastores, por la Iglesia, por la fe fuerte de los sacerdotes. Gracias queridos hijos por haber respondido también hoy a mi llamado.”