Cardenal Vinko Puljic, Presidente de la Conferencia Episcopal de Bosnia Herzegovina

(Nedjelja.ba – 14/3/2020) – Después de la pandemia de coronavirus, el cardenal Vinko Puljic, presidente de la Conferencia Episcopal de Bosnia y Herzegovina, envió instrucciones y disposiciones para el comportamiento en la nueva situación a todas las parroquias en el área de esta Conferencia Episcopal (a la que pertenece Medjugorje) el 13 de marzo.

El mensaje dirigido a los feligreses y feligreses, publicado por el portal “Nedjelja.ba”:

“La actual pandemia de coronavirus proclamada oficialmente está afectando a todos los miembros de la Iglesia Católica. Después de consultar y llegar a acuerdos, como obispos diocesanos, juntos, les enviamos, por ahora, estas notas para comunicarlas a sus feligreses y efectuarlas.

Y en esta prueba actual, nosotros, como creyentes en Cristo, ponemos nuestra confianza en las manos de nuestro Creador y Salvador, confiando en la poderosa intercesión materna de la Santísima Virgen María. Por lo tanto, invitamos a todos los miembros de nuestras diócesis a intensificar la oración personal y familiar:

– por los enfermos por contagio del virus,
– por los que cuidan a los enfermos,
– por todos aquellos que cuidan la salud de todos nosotros y el bien común,
– para detener la propagación de esta pandemia.

Que las oraciones del Santo Rosario, las Letanías Laurentianas, la Coronilla de la Misericordia y la Oración del Papa Francisco, que adjuntamos al final, se recen en estos momentos, según corresponda. […]

Como cristianos, tenemos el deber de trabajar con todos los encargados de gobernar nuestra sociedad y cuidar la salud y el bien común de nuestro país. Es por eso que debemos cumplir con las instrucciones dadas por las autoridades civiles y los ministerios competentes.

Hasta entonces, de conformidad con las disposiciones de las autoridades civiles sobre la suspensión de las instituciones educativas, no debe haber instrucción religiosa en las parroquias.

Se permite mantener las celebraciones eucarísticas con las normas vigentes en reuniones públicas y, hasta nuevo aviso, cuando sea posible, estar al aire libre.

Se anima a los ancianos y otras personas que, según la profesión, corren mayor riesgo de contraer virus, a que piensen detenidamente y decidan independientemente participar en las celebraciones eucarísticas.

Los creyentes, que tienen la costumbre de usar agua bendita cuando entran a la iglesia, deben dejar de hacerlo por precaución. Si se considera prudente, se puede abandonar el saludo con las manos como signo de paz antes de la comunión.

La Sagrada Comunión debe distribuirse de la manera usual, pero los sacerdotes deben ser muy cuidadosos y respetar la voluntad de los fieles.

Como creyentes en Cristo, veamos estos eventos como una llamada a una conversión espiritual personal y compartida; y una solidaridad mutua en el espíritu del Evangelio y la doctrina de la Iglesia.

Pedimos la bendición de Dios sobre todos los enfermos del mundo, los profesionales de la salud, sobre todos ustedes y sobre todas las personas, y pedimos la intercesión de la Santísima Virgen y nuestros santos patronos.

Santa Madre de Dios, Salud de los enfermos, ruega por nosotros”.

Oración del Papa Francisco a la Virgen María por la pandemia del coronavirus

Oh María,

Tú resplandeces siempre en nuestro camino como signo de salvación y esperanza. Nosotros nos encomendamos a Ti, salud de los enfermos, que ante la Cruz fuiste asociada al dolor de Jesús manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación del Pueblo Romano, sabes lo que necesitamos y estamos seguros de que proveerás para que, como en Caná de Galilea, pueda regresar la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús, que ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos. Y ha tomado sobre sí nuestros dolores para llevarnos, a través de la Cruz, al gozo de la Resurrección. Amén.

Bajo tu protección, buscamos refugio, Santa Madre de Dios. No desprecies las súplicas de los que estamos en la prueba y líbranos de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita!